domingo, 23 de septiembre de 2018

Reseña: El espejo egipcio _ Donde los libros cobran vida



 El espejo egipcio 





"La novela de suspense, intriga y misterio que te atrapará" 

¿Qué pasaría si un día al comprar un espejo tu vida se convirtiera en una pesadilla?

Esto es lo que le sucede a Dago, el protagonista, un escritor que se encuentra en un periodo de bloqueo creativo y distanciamiento de su pareja. Él comienza a tener extrañas revelaciones acerca de los anteriores propietarios del objeto, desde el faraón Akenatón hasta un pintor fauvista. Pero esta no será la mayor amenaza a la que se enfrentará: la madre del protagonista desaparece en circunstancias sospechosas antes de recibirlo como regalo. Miguel, su editor y un hombre peculiar, muere asesinado y en ese momento se descubre que tenía uno similar al de Dago.


Con la ayuda de su amigo Carmelo y una arqueóloga, el escritor inicia una investigación para desvelar el secreto del espejo en un viaje del que no imagina su desenlace. Por otra parte, el inspector Cabrera, tratará de descubrir qué relación ha podido tener el espejo con la muerte de la madre de Miguel. 

Esta es una historia con cierta dosis de intriga, aventura y misterio, en la que nadie dejará de preguntarse: ¿Sucumbirá Dago al poder del espejo?



Antes de empezar quiero dar gracias a la autora por ponerse en contacto conmigo y proporcionarme el ejemplar. Una vez comentado esto, tengo que admitir que el libro ya me atrajo más que leí la sinopsis: tenía misterio, un objeto maldito y mencionaba a Egipto. Así que decidí que debía leerlo sí o sí. 

La novela tiene, en general, un ritmo ágil ya que los capítulos no son muy largos y las acciones se desarrollan de forma fluida una tras otra. Sin embargo, la autora emplea un estilo muy poético que, aunque sin duda es bonito, hizo que en algunas ocasiones me perdiera en la historia. Estas prestando tanta atención a formar una imagen exacta a la de la descripción que, al final, acabas por no saber qué era lo que habías leído en el párrafo anterior. 

La trama se va a centrar en el misterioso espejo que Dago adquiere y en las consecuencias negativas (nefastas podríamos decir) qué tendrá esa compra. Me ha gustado bastante la historia que rodea a este objeto porque, aunque la misma autora explica que algunos detalles no corresponden a la realidad, se nota que ha hecho una gran labor de investigación para que la historia sea lo más realista posible. 

Un aspecto que sin duda me encantó fueron las pequeñas historias que nos encontraremos a lo largo de la historia y que están conectadas con la trama principal. Dichas historias se desarrollarán en escenarios muy distintos como, por ejemplo, Egipto. 

Además, tengo que mencionar que la historia se desarrolla (¡por fin!) en un escenario español y, para más orgullo mío, en Andalucía. Y es que debemos reconocer que la mayoría de novelas que contienen objetos mágicos, maldiciones... se desarrollan en escenarios muy distintos a los de España, sin dar oportunidad a otros lugares donde desarrollar la historia.

Aunque la trama es entretenida y ágil, sí que me hubiera gustado que algunos de los misterios que el libro nos presenta se hubieran desarrollado un poco más. Que hubiera más historia detrás de esos misterios y no se resolvieran de una forma tan rápida. 

Los personajes son un aspecto que no me ha convencido. Creo que es muy importante llegar a crear personajes con los que el lector conecte, sea de forma positiva o negativa, ya que eso significa que el lector está sumergido en la historia. 

Sin embargo, en este caso yo no he podido conectar con ninguno de los personajes. Conocemos muchos datos sobre la personalidad del protagonista, Dago, si bien solo sabemos detalles de los personajes secundarios que durante la historia llegan a ser de gran importancia. 

Es cierto que había escenas donde me daba lástima o me alegraba por alguna situación que vivía el protagonista pero no existía una empatía donde tú te sientes como ese personaje.

Por último quiero comentar el final, que me ha sorprendido mucho. Es cerrado (como a mí me gustan) e inesperado. Mientras leía pensé en varias formas probables de cómo podría acabar el libro pero el que nos presenta la autora no se me ocurrió en ningún momento. Me ha gustado mucho que el final sea como un círculo: cierra la historia conectado todos los detalles que la trama nos había ido dado con anterioridad.

En conclusión, El espejo egipcio es una novela entretenida que, a pesar de contar con un estilo demasiado poético, constituye una lectura ligera. La autora nos plantea una trama bien desarrollada, con un misterio bastante interesante y un final cerrado.

3/5
                      

                        

Pilar González EscritoraPilar González nació en Sevilla en 1962. Es trabajadora social, terapeuta Gestalt y escritora. Además de El espejo egipcio ha escrito libros de autoayuda y novelas como La constelación del olvido y Miradas de humo, que esperamos poder ver muy pronto publicadas ^^ (Información obtenida de su blog) 


¡Nos leemos en la próxima reseña!